PSU. 5 consejos clave para Comprensión de lectura

Sin lugar a duda, Comprensión de Lectura es la sección de la Prueba de Selección Universitaria que causa más problemas a los postulantes que se enfrentan a esta evaluación. El éxito ante estas preguntas depende, indudablemente, del desarrollo de las habilidades de lectura del postulante, pero también del conocimiento que se tiene sobre cómo enfrentar estas preguntas.

En relación con lo anterior, hemos preparado 5 consejos para la sección de Comprensión de Lectura que resultan clave para enfrentar con éxito las 40 preguntas que tiene esta sección de la prueba. Vamos, entonces, a estos consejos:

  1. No leas los textos en el orden en que se presentan

La organización de los textos en la PSU suele ir desde los más breves a los más extensos, aunque en los últimos años tienden a una extensión similar. Aun si tienen una extensión similar, es posible que un texto narrativo sea menos denso que un texto argumentativo, por ejemplo. No es recomendable dejar los textos más extensos o más complejos para la etapa final de la resolución de la prueba, esto es, para después de 2 horas de trabajo y concentración. Para ello, cuando recibas la prueba, hojéala, determina la cantidad de textos, analiza su tipología, observa la extensión y planifica un orden para enfrentarlos.

2. Subraya y sintetiza los textos

Cada texto es un conjunto de información (explícita e implícita) a partir de la cual se realizará una serie de preguntas. Resulta imposible responder de manera segura y correcta a estas preguntas si no se contrasta la información textual con el contenido de las alternativas. Por ello, es fundamental destacar en cada párrafo el tema y subrayar las ideas importantes. De igual modo, se puede utilizar el margen de cada párrafo para resumir el contenido fundamental o para anotar comentarios sobre el contenido de este.

3. Marca el verbo presente en las preguntas

Para trabajar de manera adecuada cada ítem, se debe tener certeza sobre qué se pregunta. Para ello es relevante determinar el verbo y subrayarlo para no perder de vista la actividad cognitiva que se pide: afirmar, inferir, interpretar, sintetizar, relacionar, entre otras; estas son acciones diversas que exigen operaciones mentales diferentes. Del mismo modo, es oportuno marcar cuando en una pregunta se pide reconocer la alternativa falsa, para no confundirse.

4. Contrasta las alternativas con el texto

Nunca de debe operar de memoria al trabajar las alternativas, pues los distractores (alternativas incorrectas) suelen utilizar expresiones similares (pero no verdaderas) o conceptos relevantes (pero expresados de manera incorrecta) para atraer la atención del postulante. Cuando se compara la alternativa con el texto en las preguntas de comprensión lectora, se reduce el margen de error.

5. Pon atención en los detalles de las alternativas

En relación con lo anterior, además, se debe poner especial cuidado en los detalles de cada alternativa. Las cualificaciones son relevantes para analizar una alternativa, tanto a nivel de adjetivos (“presenta ideas relevantes” no es lo mismo que “presenta diferentes ideas…”) como de adverbios (“se afirma que nunca se podrá…” no es lo mismo que “se afirma que escasamente se podrá…”). De igual forma, se debe prestar atención a la connotación de las alternativas (positivas, neutras o negativas), las elecciones léxicas o la intensidad de las expresiones. Todo debe estar en consonancia con lo planteado en el texto.

Si tienes dudas o inquietudes, no olvides escribirnos.

Deja un comentario