Lee estos 9 consejos para preparar adecuadamente la PDT


La Prueba de Transición empieza a aparecer en el horizonte de todos quienes tengan en sus planes comenzar estudios de educación superior este 2022. Para prepararla, necesitas tiempo suficiente para desarrollar o fortalecer las habilidades que mide la prueba y para conocer las características que te permitirán enfrentar cada tipo de pregunta. A continuación, te entregaremos algunas orientaciones sobre cómo puedes preparar de manera eficiente y efectiva el conjunto de pruebas que rendirás. ¡Toma nota y toma acción!

1.   Comienza tu preparación en marzo. Aseguras un mínimo de ocho meses de trabajo, ya que la fecha aproximada de la prueba debiera ser a mediados de noviembre (pero nunca se sabe qué puede pasar). Si comienzas en las primeras semanas de marzo, para inicios de julio tendrás cuatro meses de trabajo, lo que te permitirá evaluar de manera concreta tu estado de avance y plantear mejoras para los cuatro meses finales.

2.   Haz un ensayo de diagnóstico. Lo primero que debes hacer es una evaluación inicial para determinar desde qué punto comienzas el recorrido de preparación; este diagnóstico te permitirá establecer la diferencia entre el puntaje inicial y el puntaje meta al que debes llegar en la prueba.

3.   Planifica el trabajo según la cantidad de horas que dispongas. Sé realista, evalúa de cuántas horas dispones para la preparación -tanto al día como a la semana. Es importante que consideres las horas que ya están comprometidas y no puedas mover (horas de colegio o trabajo, tiempos de desplazamientos, otros compromisos inamovibles). Por otra parte, el tiempo que debes dedicar a cada prueba depende de tu puntaje inicial y de la brecha con el puntaje meta.

4.   Define tu objetivo. Es importante que sepas qué carreras (en plural) te interesan y el puntaje que necesitas; ten en consideración tu NEM y ranking, que es lo que puedes mejorar parcialmente (si estás en cuarto medio). No solo debes mirar el último matriculado de años anteriores, sino la ponderación de cada prueba o de notas que pide la carrera y la universidad para postular: no todas las universidades piden lo mismo. Este dato es crucial para evaluar periódicamente tu trabajo.

5.   Determina la forma de preparación que seguirás. Puedes realizar trabajo autónomo, con preuniversitario o con un profesor. El estudio autónomo lo puedes realizar con material que encuentres en Internet y apoyándote en usuarios de redes sociales y foros: debes tener el cuidado con distinguir el contenido de buena calidad del que no lo es. Un (buen) preuniversitario es el sistema tradicional de preparación: conocen la prueba, te adiestran en la forma de resolución y tienes la oportunidad de practicar regularmente. Con un profesor, la preparación es mediante clases particulares con un especialista que planifica el trabajo según tu requerimiento: generalmente, es el método más caro.

Considera tus posibilidades, tus tiempos y recursos al momento de escoger un sistema.

6.   Procura evaluar tu avance todos los meses. Compara los resultados de los ensayos que rindes, puesto que el ensayo es un indicador de avance que hay que saber leer para determinar los puntos de progreso y aquellos que requieren atención.

7.   Determina tus puntos débiles en cada prueba. Esto está muy relacionado con el punto anterior. No sirve decir «En esta prueba me va bien y en esta otra me va mal», pues debes tener claro qué contenido o tipo de pregunta de una prueba te favorece y cuál te complica. La posibilidad de subir el puntaje la encuentras en todo lo que puedes mejorar en cada temario y el avance en esto te garantiza el éxito.

8.   Asegúrate de conocer las estrategias de resolución para cada prueba. No basta con solo ejercitar, sino que el conocimiento del instrumento con el cual serás medido es fundamental para progresar en tu puntaje. Nos referimos a aspectos muy concretos: saber de qué forma se debe leer un texto, cómo se deben leer las preguntas, qué hacer con los distractores, en qué orden se debe resolver la prueba, cómo discriminar si se tiene dudas entre dos alternativas, etc.

9.   Evalúa periódicamente el sistema de preparación que empleas. Analiza la cantidad de horas de dedicación, el tipo de material trabajado o si requieres de ayuda de profesionales en la prueba. Si estás estancado en tu puntaje o no subes lo que requieres, es probable que tengas que revisar tu preparación.

Con estas nueve orientaciones podrás prepararte y trabajar de manera dedicada y tranquila sabiendo que tienes una hoja de ruta (que sabes dónde comienza y cómo sigue) y que tienes puntos de control de tu trabajo a lo largo de este recorrido.

No está de más señalarte que, durante este año, la pandemia seguirá siendo factor, por lo que debes ser flexible a los cambios que se puedan venir: con esto nos referimos a que no descartes que tengas que hacer buena parte o todo el trabajo de manera remota o con plazos que pueden modificarse, como postergaciones o algún cambio imprevisto.

Finalmente, como en el 2020, este año te estaremos apoyando en tu preparación de la PDT de Lectura de manera permanente y gratuita por medio de nuestras redes sociales. Si quieres hacerlo de manera formal, contáctanos a través de nuestras RRSS o por correo a preu@deletras.cl.

Deja una respuesta